Linea de descuento / linea de riesgo

linea-de-descuentoComo ya hemos comentado en otros artículos, una linea de descuento no es más que un contrato de financiación que podemos suscribir con un banco o entidad financiera. Este contrato, como cualquier otra operación de riesgo, se formalizará mediante una póliza firmada ante notario. Curiosamente estas pólizas no suelen incluir prácticamente ningún dato a parte del importe global de la operación y de las penalizaciones por impagados. El tipo de interés, las comisiones, la concentración máxima por librado y el tipo de papel a admitir para el descuento, se pactan con la entidad financiera pero no quedan recogidas en el  documento firmado ante notario. Por eso cada año se procede a la renovación de la linea de descuento, pero no es necesario volver a la notaria, a no ser que cambie el importe global de la póliza.

Por tanto, las condiciones económicas de nuestra linea de descuento, son cambiantes año a año y van a depender principalmente de como funcionen nuestros clientes. Una linea de descuento con un bajo porcentaje de impagados, se renovará fácilmente y en mejores condiciones que otra que genere riesgos. Por supuesto la entidad financiera se reserva el derecho de admitir a descuento las remesas de efectos que llevemos a descontar. Generalmente, un librado que aparezca en RAI ó ASNEF, así como los casos de concentración de mucho riesgo en un solo cliente, serán rechazados y no podremos descontarlo. De hecho, siempre será mejor contar con dos lineas de descuento de 50.000 euros en dos entidades distintas, que una de 100.000 en una sola. De esta manera diversificamos nuestro riesgo y abaratamos costes por la competencia que introducimos al tener más de una linea.

No obstante, dentro de la continua innovación financiera de nuestros días, la mayoría de bancos han evolucionado el concepto de linea de descuento hacia el de linea de riesgos. Esto no es ni más ni menos, que incluir bajo un mismo paraguas diversos productos de riesgo. Si yo necesito adelantar los pagos de mis clientes, deberé contratar una linea de descuento; si necesito avales para poder concurrir a un concurso público o privado, tendré que solicitar la apertura de una linea de avales; si requiero financiar importaciones, solicitaré una linea de extranjero, etc. Pues bien, todos estos casos pueden recogerse mediante una linea de riesgos en la que se especifica un límite de riesgo global otorgado al solicitante, que se distribuirá según las necesidades de cada momento, entre los distintos productos financieros que vayamos requiriendo en nuestra actividad.