¿Que es una letra de cambio?

La letra de cambio es un documento mercantil que consiste en una orden escrita de una persona (librador) a otra (librado) para que pague una determinada cantidad de dinero en un tiempo futuro (determinado o determinable) a un tercero (beneficiario). Las personas que intervienen son:

  • El librador: da la orden de pago y rellena el documento.
  • El librado: es la persona obligada al pago. Generalmente se suele incluir su firma, aceptando la obligación, aunque no es necesario
  • El beneficiario o tomador: es la persona a cuyo favor se emite la letra.
  • Avalistas: se puede incluir el aval de un tercero, dando mayor garantía a la letra.

Los orígenes de la letra de cambio se remontan a la edad media, cuando el tráfico de dinero no era seguro ni rápido. El funcionamiento en aquel entonces era que los comerciantes entregaban el dinero a un cambista o mercader de una plaza, y éste emitía un documento en el que reconocía haber recibido fondos y prometía reintegrarlos en otra plaza. De esa manera lo que se desplazaba por los caminos era un mero documento y no el oro. Con el paso del tiempo la letra fue evolucionando y se fue convirtiendo en un medio de pago, al incorporarse la posibilidad del endoso (la cesión del crédito) y se fue aceptando más y más en vez del pago en efectivo. Hoy en día, debido a la expansión de los cheques y pagarés, está prácticamente en desuso.

Rellenando la letra de cambio

El caso más común consiste en la adquisición del documento en un estanco (como los sellos) y en función del importe con el que vayamos a rellenar la letra, pagaremos unos timbres (impuestos) u otros.

letra-de-cambio

 

El lugar de libramiento es el lugar físico desde donde rellenamos el documento: Madrid, Alicante, etc

Luego escribimos la divisa ( euro,dólar, libra,etc) y el importe de la letra.

Después rellenamos la fecha en la que generamos el documento y la fecha en que es pagadero.

A continuación ponemos el beneficiario de la letra “Por esta Letra de Cambio pagará usted al vencimiento expresado a” , que es la persona a cuyo favor se extiende la letra, es el beneficiario y el primer tenedor del efecto.

En el siguiente párrafo ponemos el domicilio de pago de la letra, que generalmente será un banco. Tanto es así, que incluso encontramos los huecos para poner nuestro número de cuenta.

La parte de debajo de la letra a la izquierda es donde se recoge la firma del librado, aceptando pagar la letra a su vencimiento. Esta firma no es necesaria, pero si el librado acepta, queda firmemente obligado al pago, mientras que si no lo firma, atenderá la letra llegado el vencimiento si hay fondos suficientes.

La parte baja central es el espacio reservado para poner las clausulas si las hay: a la orden, no a la orden, etc y los datos del librado (el obligado al pago, quien se supone que cuenta con nuestros fondos para atender el efecto).

La parte inferior derecha recoge los datos del librador, que es el emisor de la letra.

reverso-letra-de-cambio

Reverso letra de cambio

En el reverso encontramos dos espacios delimitados, en los que podemos añadir un avalista, en el caso de que un tercero garantice nuestra letra, y el espacio para poder endosar la letra. El endoso consiste en transmitirle nuestro crédito a otra persona. Si yo tengo una letra a mi favor por valor de 1.000€, yo puedo cederla aun tercero con quien yo tenga deudas y que quiera aceptar la letra como pago.

El librador es por tanto la persona que rellena el documento y debe especificar la fecha en que será exigible su pago, que deberá ser un día fijo o determinable ( 90 días a contar desde hoy, etc). También debe especificar el importe a pagar en número y letra y en caso de discrepancia se estará a lo que se diga en letra. Por supuesto debe hacer constar quién la pagará, para lo cual generalmente se dará un número de cuenta donde se atenderá el importe del efecto.

Las razones de su pérdida de popularidad radican en la comodidad que supone el uso de los pagarés. Si el que va a atender la letra es siempre un banco, ¿para qué comprar letras? Encima en el momento de la compra, tengo que saber de qué importe voy a hacer después el documento y pagar ya los impuestos. (En el ejemplo esta letra valdría para importes de hasta 24,04 euros). Los pagarés me los dan ya hechos en el banco y no pago timbres a no ser que lo vaya a descontar.