Factoring: una financiación alternativa

Uno de los principales problemas a los que se enfrenta un empresario es el cobro de los créditos y facturas a su favor derivadas de su actividad empresarial. Hoy en día, muchos de los clientes se retrasan en sus pagos o incluso incurren en impago generando al empresario un importante problema de liquidez. En este artículo vamos a tratar una de las herramientas de las que dispone el empresario para gestión de cobro  y financiación: el “factoring”

Qué es el “factoring”?

Es un sefactoringrvicio financiero que contrata una empresa a una compañía de “factoring” (generalmente se trata de una entidad financiera) consistente en la cesión de  la gestión de cobro de los créditos y las facturas generadas por las ventas y servicios prestados por la empresa. Este servicio puede establecerse para todos los clientes de la empresa o para parte de ellos.

Las figuras que participan en el factoring son:

  • Cedente: la empresa contratante de los servicios a la compañía de factoring para que le gestiones sus facturas
  • Factor o compañía de “factoring”: empresa que se ocupa de la gestión de cobro y, en su caso, paga por anticipado las facturas al cedente.
  • Clientes: empresas operan con el cedente, ya sea comprando productos y/o servicios y que son objeto de cobro de facturas.

Además, pueden solicitarse a la empresa de factoring otros servicios de ámbito administrativo, financiero y comercial, destacando entre ellos, el servicio de pago por anticipado de las facturas, por lo que el factoring es una vía que nos permite adelantar el cobro de las facturas.

Servicios contratados

El servicio financiero se materializa con un contrato entre cedente y factor, incluyendo una cláusula en la que el cedente cede las facturas al factor y le autoriza a su cobro, además, en el contrato vendrán claramente especificados todos los servicios contratados al factor, pudiendo ser:

  • Gestión de cobro de los créditos con pago aplazado concedidos por el empresario al cliente, mediante una comisión
  • Gestión administrativa de clientes y facturas. Contabilidad de clientes y gestiones realizadas para el cobro de facturas.
  • Asesoramiento financiero y comercial tanto de los clientes actuales como de los potenciales del empresario, realizando una clasificación de los mismos en función de su solvencia y fijando límites de crédito a los mismos.
  • Financiación a través de anticipo sobre créditos o facturas cedidas: es la operación más usual. Este anticipo puede ser parcial o total.
  • El riesgo de cambio: en el caso de que la factura sea en moneda extranjera, la compañía asume el riesgo de cambio.

Modalidades de factoring

Según el posible impago del cliente

Atendiendo al riesgo que adopte la empresa de factoring (factor) ante el posible impago del cliente podemos distinguir dos modalidades:

  • Factoring sin recurso: consiste en que el factor asume el riesgo de que el cliente incurra en impago por insolvencia, generalmente se trata de insolvencia judicialmente manifiesta (concurso de acreedores), no pudiendo actuar contra el cedente. El coste de la operación en este caso es muy alto debido al gran riesgo que asume el factor.
  • Factoring con recurso: consiste en que el factor se hace cargo de la gestión de cobro, pero no asume el riesgo de que el cliente incurra en impago por insolvencia, de manera que puede tomar acciones en contra del cedente. El factor, de esta manera, realizará todos las reclamaciones (generalmente mediante avisos) al cliente hasta agotar el plazo marcado por contrato y terminará, previo consentimiento del cedente, trasladándole el aviso del inicio de un proceso judicial. Finalmente, el factor le devolverá al cedente todas las facturas del cliente deudor y recuperará, si es el caso, el importe que haya anticipado.

Según el momento del pago del factor

Atendiendo al momento en el que el factor paga al cedente las facturas cedidas, podemos distinguir cuatro modalidades:

  • El factor abona al cedente las facturas en el momento en el que las cobra del cliente (factoring con pago al cobro)
  • El factor abona al cedente las facturas según las va cobrando, este abono se realiza antes de una fecha límite pactada entre ambos (factoring con pago al cobro con fecha límite)
  • El factor abona al cedente las facturas en fechas pactadas, haya o no cobrado el factor las mismas del cliente (factoring con pago a fecha fija)
  • El factor abona al cedente el importe resultante de las facturas descontando un interés por anticiparlas (factoring con pago anticipado)

El coste financiero

El coste financiero por el servicio de factoring es importante. Las entidades financieras suelen aplicar por cada operación una comisión, por otro lado, en el caso de anticipo de créditos suelen aplicar un tipo de interés, además hay que tener en cuenta otros costes por otros servicios contratados, como por ejemplo un informe comercial sobre una empresa,…

Las pyme

Las pyme suelen utilizar este recurso financiero en el caso de que operen con empresas de entidad solventes, con las que han estipulado plazos de cobro muy dilatados (generalmente administraciones públicas o empresas que pertenecen a grupos con una elevada solvencia). En este caso las entidades financieras suelen aprobar la operación de factoring, de manera que la empresa de factoring paga a la empresa cedente (pyme) en el momento que formalizan el servicio y es esta empresa de factoring (factor) la que le cobrará al cliente cuando venzan las facturas.

Ventajas e inconvenientes del factoring

Ventajas 

  • El empresario cede a un tercero de la gestión del cobro de las facturas, lo que supone un ahorro en medios humanos y materiales para realizar esta función.
  • Anticipo, en su caso, del cobro de facturas, lo que mejora la liquidez.
  • El factoring sin recurso es una operación que asegura al cedente el cobro de las facturas, cubriéndose por tanto ante el riesgo de insolvencia.
  • Posibilidad de tener informes de solvencia de clientes actuales y potenciales, información de gran importancia para el empresario a la hora de vender a crédito.

Inconvenientes

  • El alto coste financiero, en comparación con otros métodos de financiación, como el descuento bancario o comercial.
  • Negativa contractual de un cliente a la cesión de créditos, lo que es muy común en ciertos contratos mercantiles.
  • Negativa de la empresa de factoring a anticipar facturas de algunos clientes. La empresa de factoring antes de aceptar el servicio de factoring analiza con detalle la solvencia del cliente objeto del cobro de la factura, lo que condicionará tanto el realizar o no la operación, como las comisiones a establecer.