Coste del descuento de pagarés y comisiones

Antes de formalizar un  contrato de descuento de pagarés debemos tener claro que gastos asociados conlleva. Básicamente, son tes los conceptos que van a restar capital a nuestro pagaré:

  1. Tipo de descuento que aplica la entidad financiera.
  2. Coste de formalización del contrato de descuento.
  3. Comisiones

Coste de formalización del contrato del descuento

En cuanto al contrato que suscribimos con nuestra entidad para descontar pagarés hay dos modalidades: suscribir una línea de descuento o contratar un descuento ocasional.

El descuento ocasional se utiliza cuando nuestra operativa de cobro con nuestros clientes no requiere el anticipo de sus deudas de forma habitual. Se formaliza un contrato de cesión para cada descuento que se efectúa.

descuento-de-pagarésEn los casos en los que vamos a descontar papel de nuestros clientes de forma habitual, lo más común es suscribir con nuestra entidad una línea de descuento de efectos. Este contrato se formaliza ante notario y concretamos con la entidad financiera las condiciones: importe máximo a descontar, tipo de interés, comisiones, máxima concentración de deuda admitida de un mismo librado, etc. Los notarios cobran el tres por mil del importe de la póliza o el cuatro y medio por mil si hay avalistas.

Además de los bancos, existen muchas empresas dedicadas al descuento de pagarés, como por ejemplo GEDESCO, FICOMSA, CREALSA O FAMISA. En el caso de estas empresas dedicadas al descuento de pagarés, todas ellas tienen una operativa y unas condiciones similares: nos solicitan el envío de la factura que da origen a la deuda que queremos anticipar y el propio pagaré o letra. En cuanto a las condiciones económicas, varían en función de quien sea el librado del efecto (el obligado al pago). Para estas empresas lo fundamental es quien sea el emisor del pagaré (no es lo mismo que trabajemos para una gran empresa tipo El Corte Inglés o similares que para empresas pequeñas). La ventaja principal de estas empresas es su agilidad y el hecho de que no nos consumen Cirbe. En muchas ocasiones las condiciones económicas que aplican son mejores que las de los bancos tradicionales y además centran su estudio en el librado y no en nosotros, con el consiguiente ahorro en papeleo. Por otro lado, si nuestra cartera de clientes es buena (trabajamos para grandes empresas o para muchas pequeñas que sean solventes) podemos aprovechar esta circunstancia para negociar con el Banco. Te traeré pagarés buenos al descuento, si tu a cambio me das una póliza de crédito o un préstamo, etc.

Comisiones del descuento de pagarés

Como ya hemos comentado, el descuento de pagarés puede estar sujeto a comisiones, tanto por la apertura de nuestra línea de descuento, como por el descuento de cada pagaré. Ahí es donde entra en juego la habilidad del financiero de la empresa: saber valorar cual es la opción con un tipo efectivo menor, y sobre todo, tener siempre abiertas al menos dos líneas de descuento. Esto nos permitirá comprar precios y no sobrecargar nuestras líneas con un solo librado ( la concentración de riesgo no gusta nada a ninguna entidad que descuente pagarés).

Para entender mejor la repercusión que pueden tener las comisiones en un descuento, consulte el artículo “Ejemplo de descuento de pagarés”.